SATSE: “Si hay dinero público para Defensa, por qué no lo hay para Sanidad y sus profesionales”

11 julio 2022
Enfermera atiende a un paciente grave de COVID 19

Los últimos anuncios del Gobierno de incrementar el presupuesto público a Defensa constatan que existen recursos económicos suficientes cuando hay voluntad política, algo que no está sucediendo con nuestra Sanidad.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha subrayado que los últimos anuncios del Gobierno de incrementar el presupuesto público a Defensa o para determinadas ayudas constatan que existen recursos económicos suficientes cuando hay voluntad política, algo que no está sucediendo con nuestro sistema sanitario pese a encontrarse en una situación de abandono y precariedad que le está llevando al caos y a un deterioro progresivo que beneficia claramente a la sanidad privada.

El Sindicato de Enfermería subraya que el compromiso del Gobierno de incrementar el presupuesto público hasta el 2 por ciento del PIB en 2029 (25.000 millones de euros), lo cual viene a representar un incremento medio anual de más de 3.500 millones euros hasta esa fecha, es un nuevo ejemplo de que no hay problemas de financiación para aquellas partidas o ámbitos que el Ejecutivo de Pedro Sánchez entiende prioritarios o beneficiosos políticamente en cada momento.

Al respecto, SATSE no entra a valorar la idoneidad de destinar determinados recursos del erario público a ámbitos como la Defensa  o para ayudar en áreas como el transporte o el consumo de gasolina y la luz, pero recalca que, dentro del las prioridades actuales del Gobierno, debería estar también la mejora y reforzamiento de nuestro sistema sanitario, algo que, sin duda, no ocurre.

 

En este sentido, el Sindicato de Enfermería afirma que el porcentaje del PIB destinado a gasto sanitario público está en el 6,6 por ciento en España, según datos del Ministerio, mientras que en varios países de nuestro entorno europeo se encuentra entre el 8 y el 10 por ciento. Además, la previsión del Ejecutivo para los próximos años es quedarse en el 6,7 por ciento en 2025, condenando así a nuestro sistema sanitario público a la descapitalización asistencial.

“En lugar de incrementar anualmente en un uno por ciento del PIB el gasto sanitario público, y llegar, al menos, al 10%, como venimos reclamado desde hace tiempo, el Gobierno va a seguir infra financiando un sistema sanitario ya muy deteriorado que se está cayendo a una preocupante velocidad, con lo que se agravará aún más la atención y cuidados que reciben más de 47 millones de personas”, apuntan desde la organización sindical.

Por ello, SATSE insiste en la necesidad de aumentar de forma suficiente la inversión pública sanitaria, como así se comprometieron las diferentes administraciones y partidos políticos durante la pandemia del Covid-19, en lugar de permitir una lenta e inexorable agonía que traerá graves consecuencias para la salud, bienestar integral y calidad de vida del conjunto de la sociedad.

En concreto, el Sindicato de Enfermería recuerda que uno de los compromisos acordados en la Comisión para la reconstrucción económica y social de nuestro país, en el Congreso de los Diputados, fue aumentar los recursos destinados al sistema sanitario hasta alcanzar la media de Europa en porcentaje del PIB  al final de la legislatura, “algo que ya ha sido marginado y arrinconado en el baúl de los recuerdos”, añade.

“A las distintas administraciones y los partidos políticos ya no les importan la sanidad pública y sus profesionales, algo que no vamos a tolerar desde SATSE, por lo que seguiremos impulsando movilizaciones y otros muchos actos reivindicativos y de presión en el conjunto del Estado con el único objetivo de salvar a un sistema sanitario al que se quiere condenar a una muerte lenta y dolorosa  ,” concluye.