Quiero pedir un préstamo hipotecario, ¿qué tengo que saber?

02 marzo 2021

Querer establecerse cerca de sus hijos, volver a vivir en su localidad de nacimiento o hacer de su destino vacacional su residencia habitual son las principales causas que mueven a los mayores a querer comprarse una nueva vivienda.

valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

Son cada vez más las personas mayores a las que les gustaría adquirir una nueva vivienda al querer establecerse cerca de sus hijos, volver a vivir en su localidad de nacimiento o hacer de su destino vacacional su residencia habitual, pero la realidad es que no encuentran muchas facilidades a la hora de solicitar un préstamo hipotecario.

En la actualidad, no existe un producto específicamente concebido para las personas mayores, ya que es un público “complicado” para las entidades financieras, fundamentalmente, por la cuestión de la edad, por lo que las reglas generales son las mismas que para todos y las condiciones para conseguir mayor o menor financiación dependen del perfil financiero de cada uno.

Por ello, y de cara a solicitar un préstamo, lo más importante es ofrecer seguridad al banco a través de un buen nivel de ingresos y que éstos estén muy saneados. Se puede recurrir también a la ayuda de algún familiar más joven que se ofrezca a ser cotitular del préstamo, aunque también suele ser necesario que este demuestre que tiene solvencia económica para sustentar la cuota por sí mismo.

Ante esta realidad, la práctica habitual entre el colectivo de mayores es utilizar el dinero que se ha podido ahorrar a lo largo de los años, teniendo, en cuenta, además, que la vivienda que se quiere adquirir no suele ser muy grande, con una o dos habitaciones máximo, y está en la planta baja, con lo que el precio es inferior.

En cualquier caso, no se conceden hipotecas cuya duración se alargue más allá de una cierta edad del prestatario, que se sitúa, en algunos casos, en los 80 años, los 75 o incluso los 70 años. La razón de ser de este límite estriba en el riesgo que asume el banco al otorgar un préstamo por un plazo superior a lo que se espera le quede de vida al hipotecado.

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario