SATSE denuncia que Enfermeras del Hospital Infanta Margarita no pueden conciliar su vida laboral y familiar

27 septiembre 2018

Afecta a medio centenar de Enfermeras, mujeres principalmente. Son interinas y eventuales mayoritariamente y no tienen planillas de trabajo ni mensual, ni trimestral. No pueden conciliar, “te cambian tu jornada de un día para otro innumerables veces al mes”.

SATSE exige solución urgente o trasladará la denuncia a la Inspección de trabajo, “es necesario y obligación de la Administración avanzar en la conciliación y racionalización de los horarios”.

 El Sindicato Profesional de Enfermería SATSE-Córdoba denuncia que la situación es inaguantable y afirman que se ha agotado la paciencia del Sindicato, después de que el asunto se haya planteado en distintas reuniones con el equipo Directivo y en la Junta de Personal, sin que desde la Dirección del Hospital tome consciencia del problema. 

Denunciando SATSE que en torno a 50 Enfermeras del Hospital Infanta Margarita, no pueden conciliar su vida laboral y familiar, indicando que hablamos fundamentalmente de mujeres con titulación universitaria a las que el sistema sanitario las exprime y les hurta sus derechos básicos y fundamentales. Mujeres de entre 25 y 40 años, con cargas familiares, a las que la Dirección del Hospital no les entrega su planilla de trabajo anual, pese a ser trabajadoras estructurales (interinas y eventuales) del centro sanitario. Mujeres, insiste el sindicato, a las que se les entrega entre el 25 y el 30 de cada mes, una planilla de trabajo mensual que posteriormente sufre numerosas modificaciones. Esta situación impide el derecho a conciliar el trabajo y la vida familiar, y está generando numerosas situaciones dramáticas y de frustración profesional y personal. 

Según SATSE, este es un problema que afecta fundamentalmente a Enfermeras hospitalarias y Auxiliares de Enfermería que trabajan a turnos rotatorios, el personal médico no tiene este inconveniente al realizar su jornada ordinaria sólo en turno diurno. El problema actual lo genera la Dirección del Hospital que cuenta con una plantilla de profesionales de Enfermería insuficiente, y no es capaz de conseguir que el SAS a nivel central amplíe la plantilla, pese a que el Infanta Margarita es el Hospital Andaluz con menos Enfermeras por habitante. El resultado es un modelo organizativo en el que la Dirección tiene a un grupo de profesionales sin derechos, discriminados con respecto al 80% de la plantilla. Utilizando a estos POOL de enfermería como si fuesen un mueble y no una persona, para cubrir todas las incidencias que por falta de presupuesto no se cubren; hablamos de enfermeras a las que se les cambian los turnos para cubrir la baja laboral que no se sustituye, el permiso que no se suple, las vacaciones y reducciones de jornada no contratadas, y esto las hace ser esclava del sistema y del WhatsApp.

Conflictos entre Cargos intermedios y profesionales. El modelo es cómodo y eficiente para el equipo Directivo, que pasa la pelota caliente a los Cargos Intermedios (Supervisores y coordinadores de enfermería), a los que obliga a gestionar sus recursos humanos en condiciones adversas, es decir sin los efectivos suficientes (existen más de 30.000 horas de Enfermería no sustituidas por falta de presupuesto), dando la instrucción de utilizar a las Enfermeras de “quitar y poner” como bomberos para apagar las incidencias que se generen, esta situación origina tensiones entre los propios profesionales y los Cargos intermedios.

Es este sentido el pasado día 6 de septiembre SATSE remitió un escrito a la Dirección Gerencia del Área Sanitaria denunciando la situación, alegando que se están vulnerando en estos casos la propia Constitución Española al permitir la desigualdad entre los profesionales en función del tipo de contrato, también se está vulnerando la Ley 39/1999 de Conciliación y  Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, ya que no tener cartelera ni concreción horaria de tu trabajo, cuando la mayoría sí la tiene,  discrimina y vulnera la dignidad de los afectados además de impedir la conciliación.

La Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, explica SATSE, en su  Art. 14. J. obliga a la Administración a la adopción de medidas que favorezcan la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. La ley obliga a las partes (en este caso a la Dirección Gerencia) a adoptar medidas que eviten lo que hoy planteamos. Y es precisamente en base a esa obligación que reside en la Dirección, por lo que desde SATSE exigimos AVANZAR EN LA CONCILIACIÓN Y RACIONALIZACION DE LOS HORARIOS DE TRABAJO, para lo que es imprescindible que cada profesional, independientemente del tipo de contrato que tenga, conozca su jornada laboral, su cadencia y su planilla anual, para con ello poder organizar también su vida personal y familiar. 

De no adoptar medidas concretas el equipo directivo, finaliza SATSE, nos veremos en la obligación de denunciar esta situación ante los órganos de inspección y demás instancias que esta organización estime conveniente, así como a adoptar las medidas de acción sindical que pudieran corresponder

 

                                                                                              Gabinete de Prensa

                                                                                                  SATSE-Córdoba