SATSE advierte del incremento de agresiones en el ámbito sanitario, la mayoría a profesionales de Enfermería en Galicia

19 abril 2018

Tres de cada diez profesionales sanitarios de Galicia que han sufrido una agresión física o verbal en el último año son Enfermeras.

El Sindicato de Enfermería, SATSE observamos con consternación como se han incrementado las agresiones. Según los registros del año 2017 del Sergas se produjeron un total de 102 casos de agresiones contra las enfermeras frente a los 83 casos registrados en 2016. Le siguen los médicos con 98 casos de agresiones, y los TCAE con 82. Son datos que arroja el Informe Anual de Episodios de violencia laboral de origen externa registrados en el Servicio Gallego de Salud en el año 2017.

Una vez más, el colectivo femenino vuelve a ser el que más agresiones ha recibido con un 77%, frente al 23% del colectivo masculino. Por el contrario, en relación al perfil del agresor, la mayoría corresponde a hombres en un 64,9%. La mayoría de los casos es el propio usuario quien ejerce la violencia con un 62%, seguido de los familiares o acompañantes que la han ejercido en un 32,6%. La mayor parte los agresores no son reincidentes.

En el “Informe anual de episodios de violencia externa registrados en el Sergas correspondiente al año 2017”. De 36.4 00.000 actuaciones sanitarias entre enero y diciembre de 2017, se sucedieron 328 episodios de violencia externa frente a los 226 del pasado ejercicio. El informe también revela que de los 38.000 profesionales del Sergas 346 se han visto afectados. En el caso del colectivo enfermero, tres de cada diez han sufrido una agresión física o verbal en el último año. En cuanto al tipo de agresiones el 61,6% fueron verbales, y un 37,8% física de las que dos fueron consideradas como graves, y el resto de carácter leve.
De igual manera, la organización sindical demanda al Gobierno el desarrollo de una ley que regule a nivel estatal las que se han de acometer por parte de las diferentes administraciones públicas e instituciones sanitarias privadas.

Otra demanda de la organización es que se garantice la adecuada protección y asistencia jurídica de los sanitarios, así como la cobertura de su responsabilidad civil en relación con los hechos que se derivan de su ejercicio profesional, tanto dentro como fuera del centro sanitario. También defiende que se regule la adopción de medidas cautelares o provisionales en el centro sanitario como consecuencia de una conducta de este tipo contra un profesional.

Prevención

El Sindicato apunta que hay que incidir en las medidas preventivas así como organizativas (listas de espera y mayor fluidez en los servicios), como aumentar la formación de los profesionales para afrontar situaciones conflictivas; el diseño de protocolos de actuación ante agresiones o el desarrollo de actuaciones disuasorias, como la instalación de timbres en las plantas.

Por último, sostiene que hay que sensibilizar a la población para que tenga claro que el profesional es su aliado, no su enemigo, y también a la administración, para que nunca olvide que el profesional es su imagen ante los ciudadanos, por lo que tiene que cuidarle y transmitirle apoyo y seguridad.

SATSE apuesta por la difusión de campañas informativas como la que está llevando a cabo desde el pasado mes de marzo, así como la sensibilización destinada a los ciudadanos y a profesionales, para que estos últimos denuncien públicamente lo sucedido, algo que no siempre hacen.