Sacyl sólo sustituye un 3% de las vacaciones y permisos de matronas de Primaria en Palencia

24 julio 2018
matronas

El Sindicato de Enfermería, SATSE, de Palencia denuncia el bajo porcentaje de sustituciones de las enfermeras, matronas y fisioterapeutas de Atención Primaria de esta provincia, donde sólo es de un 33,4%, según los datos ofrecidos por Sacyl a este Sindicato. Si de vacaciones y permisos se trata, las matronas son sustituidas en un 3,85%, las enfermas solo un 31,42% y los fisioterapeutas un 24,76%.

SATSE aclara que también es fácil mejorar los porcentajes en las categorías profesionales menos numerosas porque a poco que se sustituya, ese porcentaje se incrementa, algo que no sucede con la categoría de enfermera, la más numerosa.

SATSE Palencia critica, primeramente, que solicitara el 12 de febrero de este año 2018 a la Gerencia de Asistencia Sanitaria de esta provincia las cifras de absentismo y de sustituciones del personal enfermero en el Área de Salud de Palencia y que dicha Gerencia haya enviado los datos el 12 de julio, cinco meses después.

En concreto, en los centros de salud sólo se sustituye a ese 33,4% de profesionales que se ausentan del trabajo, ya sea por bajas (IT), enfermedad profesional, accidente de trabajo o por permisos, vacaciones y licencias. Solo se sustituye un 14,38% de los días por accidente de trabajo y enfermedad profesional, cuando en 2016 era un 40,78%, lo que supone un 26,4% menos que ese año.

En Especializada, se sustituye un 60,98% de estas ausencias en conjunto de las tres categorías profesionales pero a las enfermeras solo se les sustituye un 49,65 de sus ausencias por permisos, vacaciones y licencias y las matronas son sustituidas un 43,1% menos que en 2016 (un 87,98 frente al 131,08% de días de permisos cubiertos de 2016). En conjunto, solo la mitad de las vacaciones, permisos y licencias de enfermeras, matronas y fisioterapeutas de los hospitales de Palencia son sustituidos (un 51,20%).

SATSE considera que estos datos vienen a confirmar la grave situación por la que se obliga a atravesar a estos profesionales debido a que son ellos los que deben hacer frente al exceso de trabajo que provoca que no se cubra a los compañeros que tienen un permiso, baja o vacaciones. Están padeciendo acumulación del trabajo del compañero, noches con un solo profesional de enfermería, lo que provoca una sobrecarga de trabajo que no es justificable de modo alguno,

Este personal tiene que afrontar su trabajo diario y asumir también el de los compañeros que están de baja o disfrutan de un permiso, lo que está siendo una causa muy importante de estrés para él, dificultades para conciliar la vida familiar y laboral (en un trabajo a turnos) además de fuente de conflictos y origen de agresiones a los profesionales.

Además, SATSE añade que la calidad de los contratos que se hacen a estos profesionales para las sustituciones son muy precarios, sobre todo en AP. Precariedad que junto con la situación descrita anteriormente, quizá explique la insatisfacción, el malestar y el cabreo que refieren estos trabajadores debido a las condiciones en que tienen que desarrollar su actividad profesional.

Asimismo, la situación que se está produciendo de falta de profesionales médicos que quieran trabajar en la zona rural norte de la provincia y que está provocando cierres, no se produce en enfermería, por lo que si no se sustituye a las enfermeras, matronas y fisioterapeutas no es porque no los haya es porque no se ha planificado la contratación de sustitutos.

El Sindicato de Enfermería asegura, en este sentido, que si los índices de satisfacción con la calidad de la asistencia no han descendido con estas cifras, “podemos imaginarnos cómo sería si la plantilla estuviera al 100%”. También se pregunta SATSE Palencia si, a la luz de estas cifras, han llegado a funcionar algún día del  2017 los hospitales y centros de salud con la plantilla al 100%.

Sacyl no debe olvidar la atención a los pacientes que se puede resentir si no se sustituyen las ausencias del personal, y concreta que si no hay un deterioro asistencial es solo gracias al esfuerzo que día a día ponen los profesionales, pese a estas dificultades constantes, como demuestra la elevada valoración y la buena percepción que los ciudadanos tienen del trabajo enfermero, de matronas y fisioterapeutas. Pero esta situación no puede continuar así. No puede ser que la calidad de la asistencia se tenga que dar sólo gracias a sobrecargar de trabajo a los profesionales.