No al convenio de atención farmacéutica domiciliaria en Extremadura

31 julio 2018

La sanidad extremeña no debe, ni puede, pagar por servicios asistenciales que ya prestan los enfermeros y los médicos en Atención Primaria y SEPAD.

Ante las declaraciones realizadas por el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio José Venegas, en las que informaba que los colegios farmacéuticos extremeños estaban trabajando en un concierto con la Administración regional para la regulación de una atención farmacéutica domiciliaria protocolizada. Documento que se encuentra pendiente del aprobado de los servicios jurídicos de la Junta de Extremadura.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, rechaza otorgar competencias a las oficinas de farmacia para realizar distintos servicios asistenciales, como la atención de pacientes crónicos, seguimiento de tratamientos, visitas a los domicilios, educación sanitaria o prevención, porque conllevaría la “privatización encubierta” de la atención primaria y una usurpación de funciones que se están llevando acabo de forma excelente y con elevados criterios de calidad por las enfermeras, enfermeros y médicos del SES.

“Nos negamos a que el consejero de Sanidad, José María Vergeles, firme un concierto con los colegios profesionales para unas actividades que suponen un claro interés de lucro por parte de los farmacéuticos, puesto que por los referidos servicios pretenden cobrar, ya sea directamente al paciente o a los servicios sanitarios de la comunidad extremeña a través de un concierto”, señalan desde SATSE.

Para Damián Cumbres, secretario autonómico de SATSE Extremadura, el farmacéutico no es el profesional competente en materia de cuidados integrales al paciente y la oficina de farmacia, como establecimiento comercial con intereses privados, no representa en modo alguno un lugar adecuado para realizar las actividades asistenciales que pretenden llevar acabo los farmacéuticos, cobrando, además, por ello.

SATSE subraya que la sanidad pública extremeña no debe ni puede pagar los servicios propuestos por los farmacéuticos, apuntando que los recursos económicos públicos tienen que destinarse a aumentar las plantillas de profesionales y mejorar los centros  y servicios para que el ciudadano reciba la atención que se merece.

Asimismo, el Sindicato recuerda que, según concluye una encuesta reciente, los ciudadanos demandan contar con más enfermeras y enfermeros en la atención a los pacientes crónicos y sociosanitarios, y que estos profesionales tengan mayor participación en la salud de las personas, familias y comunidades a lo largo de toda su vida.