Este verano solo se sustituirá el 22% de las enfermeras en hospitales y centros de salud de Córdoba

14 junio 2018

Casi el 80% de los puestos asistenciales de Enfermería no dispondrá de personal contratado para sustituir al titular que está de vacaciones poniéndose en riesgo la seguridad de pacientes y profesionales. En cuanto a los Fisioterapeutas solo se sustituirá el 10% de los profesionales en nuestros Hospitales y Centros de Salud, destacando Distrito Guadalquivir el cual reducirá un 5% la sustitución de estos profesionales respecto de 2017.

Los Centros Sanitarios de la provincia de Córdoba vuelven a ser discriminados, pues mientras en los mismos se sustituirá sólo el 22% del personal, en provincias como Málaga se elevan al 70%, lo que evidencia que la Junta de Andalucía se empeña en consolidar andaluces de primera y segunda categoría dependiendo de donde vivan.

El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba, mayoritario en la Sanidad Cordobesa, ha denunciado que sólo el 22 % de los profesionales de Enfermería que disfrutarán de sus vacaciones este verano contarán con la contratación del correspondiente (Enfermero/a y Matronas), para su sustitución en el puesto asistencial de atención a los pacientes que ocupaba, tanto si es en un Hospital como si ocurre en un Centros de Salud, así se desprende del estudio realizado por SATSE tras analizar la sustitución de contratación estival prevista de los Centros Sanitarios en la provincia. Todo ello a pesar de que dichos profesionales son los que garantizan la atención sanitaria y cuidados las 24 horas del día, los 365 días del año.

Según SATSE, esta previsión afecta al conjunto de Hospitales y Centros de Salud de nuestra provincia.

En concreto para la sustitución de los más de 72.000 jornadas que generan las vacaciones de los Enfermeros/as y Matronas en nuestra provincia, sólo se prevee una oferta media de contratación de unas 18.000, el resto de ellas no dispondrán del personal necesario para sustituirlas, lo que conlleva irremediablemente una sobrecarga asistencial en los compañeros que permanecen en las unidades y centros de salud, es decir se ven obligados a realizar el trabajo del compañero que se encuentra de vacaciones, sin dejar de poder hacer el suyo, provocando ansiedad, estrés, angustia profesional e incrementando al mismo tiempo el riesgo de error profesional por falta de personal de Enfermería, e inseguridad asistencial para el paciente también por dicho motivo.

A juicio de SATSE, esto es una temeridad, que pone en riesgo la atención sanitaria, la seguridad del paciente y también de los propios profesionales.

Según SATSE, las previsiones realizadas de la contratación para los Hospitales y Centros de Salud de la provincia, desvelan datos preocupantes, pues evidencian que de cada 100 profesionales de Enfermería que se van de vacaciones (Enfermero/a y Matronas) sólo se prevee contratación para sustituir a 22, el resto, es decir, los 78 restante, no contarán con sustituto para su puesto de trabajo asistencial.

SATSE prevee de manera detallada que el Hospital Valle de los Pedroches solo realizará contratación para el 26 % del personal de vacaciones reduciéndose un 9% respecto de 2017; el Infanta Margarita contratará un 38%; en el Hospital Reina Sofía se prevee una contratación del 37 %, destacando que los contratos realizados no son nominales y además, no se les facilita cartelera normalizada de trabajo, provocando la fractura permanente de la conciliación entre la vida laboral y la familiar, y esto lo hace la Dirección Gerencia con el único y perverso fin de utilizar a los profesionales permanentemente como comodines para tapar huecos en los distintas unidades y servicios del Hospital, condenándoles a estar permanentemente de un lado para otro, alterándoles con ello permanentemente los sistemas de trabajo, el tipo de cuidados y pacientes, entorno laboral y profesional y favoreciendo con ello los Directores Gerentes, los errores profesionales involuntarios y una permanente e inaceptable ansiedad y estrés en los profesionales.

En cuanto a la Atención Primaria, el estudio de SATSE desvela que en el Distrito Córdoba, se realizarán contratos para sólo el 7,5 % del personal de Enfermería; el Distrito Guadalquivir para un 17 %; el Distrito Sur de Atención Primaria estará en torno al 15 % y los Distritos de Atención Primaria del Área Norte un 20 %. En cuanto a las Matronas de Atención Primaria no se sustituirá a ninguna.

Esta situación llena de precariedad y riesgo para los pacientes en la Sanidad Cordobesa, provocará la destrucción de más de 600 contratos en solo unos meses, lo cual deja al descubierto las mentiras de la Junta de Andalucía, cuando reiteradamente afirma sin pudor que sus recortes no destruirían empleo ni generarían inestabilidad laboral; la realidad evidencia justamente lo contrario.

Desde SATSE no se comparte que la oportunidad que ofrece el periodo vacacional, en los Centros Sanitarios para posibilitar empleo y dar cierta estabilidad familiar y económica a cientos de familias, se desprecie basándose para ello en meros parámetros economicistas, alejados de la calidad asistencial, así como del bienestar y garantía profesional y laboral de los profesionales. Utilizando la Sanidad Pública y con ello a los pacientes y profesionales para sanear los agujeros contables de otros, mientras se mantienen situaciones inaceptables y despreciables dentro de la propia Administración Pública.

Como consecuencia de esta inaceptable y vergonzosa situación, los ciudadanos de muchos pueblos se verán obligados a compartir el mismo profesional de Enfermería y verán disminuido el tiempo de disponibilidad horaria y por tanto de atención sanitaria en el Centro de Salud, además de no contar con horario de tarde, por cierre del mismo.

La suspensión de programas de salud en Atención Primaria propios de Enfermería, como Diabetes, Colesterol, Obesidad, Niño Sano, Hipertensión, etc., durante el verano, por falta de profesionales, impedirá durante 3 meses, la continuidad de esta atención preventiva y de cuidados a los ciudadanos. Con todo ello se evidencia el cinismo de la Junta de Andalucía cuando anuncia públicamente deseo de querer fortalecer y proteger el sistema sanitario público, pues ello lo basa solo en titulares de prensa, vacios de contenido real y de los recursos necesarios.

Finaliza SATSE acusando al Servicio Andaluz de Salud de la Junta de Andalucía de insensible y antisocial, ante las necesidades de medios y recursos para atender a las personas con problemas de salud y anima por otro lado a los ciudadanos de la provincia de Córdoba, a que cualquier deficiencias que sufran por falta de personal, las denuncien por escrito en la Unidad de Atención al ciudadano y en los medios de comunicación, pues la situación es inaceptable, máxime cuando se discrimina nuevamente por el simple hecho de vivir en la provincia de Córdoba y no por ejemplo en la de Málaga, dónde las sustituciones del personal sanitario se elevarán al 70%, y por tanto los ciudadanos y pacientes dispondrán de más profesionales para ser atendidos y con ello de más calidad y seguridad en la atención sanitaria y cuidados.