SATSE Madrid inicia una campaña bajo el lema 'Te voy a ayudar'

23 noviembre 2018

Miles de profesionales de Enfermería, Enfermería especialista y fisioterapeutas se han puesto ya la chapa de SATSE Madrid contra la violencia de género. Se van a repartir 20.000 chapas con el lema ‘Te voy a ayudar’ con el objetivo de que la sociedad, y especialmente las mujeres, conozcan el papel que desempeñan los profesionales de Enfermería y Fisioterapia.

Más de 20.000 chapas, 5.000 carteles y una campaña cercana a la ciudadanía son los elementos con los que SATSE Madrid va a  iniciar la semana contra la Violencia de Género, que tendrá su culmen el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. 

“Es una llamada al activismo de los profesionales de Enfermería como principales actores de la lucha contra la lacra social que es la violencia de género”, explica Verónica Díaz Sánchez, enfermera y responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid, que considera que el papel que deben desempeñar los profesionales de Enfermería, Enfermería especialista y fisioterapeutas “es el de promoción, prevención y detección de la violencia de género, haciendo especial hincapié en los dos primeros aspectos”. 

Verónica Díaz afirma que la intención de esta campaña es transformar a los profesionales sanitarios “en activistas” promoviendo un cambio en la sociedad a través de la promoción de actitudes igualitarias, a través de la enfermera escolar, la prevención de la violencia de género, en las consultas de Enfermería y Fisioterapia en Atención Primaria, o la detección de ésta a través, por ejemplo, de los servicios de Urgencias, tanto de hospitales como del SUMMA 112.

Para la responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid es hora de relanzar la normativa vigente, como la Ley Orgánica de medidas de protección de Violencia de Género, la Ley de Igualdad o el Pacto contra la Violencia de Género, que, en opinión de ésta, no se ha trasladado como debiera a todos los escenarios de la sociedad. 

“En el Pacto contra la Violencia de Género un punto esencial es la asistencia sanitaria y lo que hay que buscar es un cambio en la sociedad a través de la promoción de educación en igualdad, que rompa con la violencia de género estructural que existe en nuestra sociedad. Hay que tender a la prevención de la violencia contra la mujer más que la simple atención sanitaria cuando ya se ha producido la agresión. Es necesario ir más allá y esa es la pretensión de la campaña que SATSE Madrid inicia esta semana y que quiere mantener en el tiempo”. 

En este sentido, destacar la necesidad de implementar y desarrollar el papel que deben desempeñar los Comités de Igualdad que ya se están creando en el ámbito de la sanidad pública y en la que la enfermera escolar debe jugar un papel muy importante. “Desde SATSE Madrid creemos esencial potenciar la figura de la enfermera escolar, creando una Cartera de Servicios donde se recoja, por ejemplo, la formación en igualdad para evitar actitudes futuras que puedan desembocar en violencia de género”. 

De igual forma, la responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid considera esencial empoderar a Enfermería, Enfermería Especialista y Fisioterapia como agentes claves en la lucha contra la violencia de género, para visualizarlos como el profesional sanitario que les va a ayudar. “Queremos, afirma, que sea un agente de cambio por lo que los Planes de Igualdad deben promover su formación para que sea capaces de trasladar esa información, mediante la educación, al resto de la sociedad”. 

Delegado de Prevención

Verónica Díaz cree esencial el papel del delegado de Prevención a dos niveles  fundamentales, siendo el primero de ellos el reto dela promoción de la salud en materia de igualdad, cambiando el enfoque de salud laboral desde protección frente al riesgo relacionado con la actividad, al horizonte del contexto socioeconómico de referencia.  

En segundo lugar, como interlocutor válido para favorecer información, asesoramiento y acompañamiento de las víctimas en el ejercicio de sus derechos. El delegado de Prevención garantiza que la mujer que sufre violencia de género tenga cubiertos derechos en materia de adaptación de su puesto de trabajo (reorganización y reducción de jornada, el cambio de centro, movilidad geográfica, suspensión de contrato con reserva de puesto, tratamiento de las faltas de asistencia al trabajo y consideración de despido nulo, por ejemplo).

Galería multimedia