SATSE Galicia denuncia la escasez de profesionales y medios para atender en Urgencias a los pacientes con gripe

10 enero 2018
No es la gripe lo que colapsa la Sanidad Pública

Pacientes en camillas y sillas de ruedas por los pasillos, esperas superiores a las 48 horas… Las urgencias colapsan por la falta de profesionales y medios. 

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Galicia ha denunciado los graves problemas a los que se están enfrentando en los últimos días los profesionales de Enfermería de los servicios de Urgencias de los distintos centros hospitalarios de la comunidad autónoma, al haberse registrado un notable incremento de la presión asistencial por la incidencia de la gripe en la población sin que se hayan aumentado de forma conveniente las plantillas.

Pacientes en camillas y sillas de ruedas por los pasillos en lugar de ser ingresados, esperas de resultados superiores a las 48 horas, espacios sin cortinas ni biombos que ofrezcan cierta intimidad, acompañantes sentados en el suelo… éstas y otras situaciones se están viviendo en los hospitales gallegos, según los testimonios de los profesionales recopilados por SATSE.

En el Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, la impresión de los profesionales es similar a la de si hubiera pasado “una catástrofe o estuviésemos en guerra”. No hay refuerzos y se han dado momentos en los que han registrado 188 urgencias, de los cuales 43 estaban pendientes de ingresar en planta.

“Hay tantos pacientes que no los pueden ver todos en la pantalla de ordenador”, señalan, apuntando que “hay pacientes en camillas y sillas de ruedas por los pasillos con balas de oxígeno y acompañantes sentados en el suelo”. Hay también camillas entre ascensores de urgencias y en perpendicular al resto de los pacientes del pasillo, con lo que se dificulta el paso de los profesionales para poder trabajar, añaden.

En lo que concierne al Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol han tenido que abrir más camas, de 14 a 22, por la gran cantidad de pacientes pendientes de ingreso.

Por su parte, en el Hospital Universitario de Lugo se registró en días pasados una presión asistencial superior a la normal, ya que si una afluencia media en épocas normales se sitúa entre 200 y 250 pacientes al día, se llegaron a picos que superaron los 330 pacientes diarios.

Los profesionales del centro aseguran que se está manteniendo a muchos pacientes en observación, en vez de ingresarlos, a lo largo de muchos días, mientras que hay plantas cerradas que podrían utilizarse en estos momentos de alta demanda, evitando así la sobrecarga del personal de Urgencias y la incomodidad de los pacientes.

En el Hospital de Burela la situación está normalizada mientras que en el Hospital Comarcal de Monforte de Lemos se incrementó en los últimos días la afluencia de pacientes en un 50 por ciento,  y también se está “abusando” de mantener a pacientes en observación por encima de la capacidad de Urgencias en vez de ingresarlos.

En lo que respecta a la situación del personal de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, desde SATSE se critica que desde hace mucho tiempo se ha convertido en una “macro sala de hospitalización”, pero sin los recursos de calidad y seguridad tanto para los pacientes como para los trabajadores.

El Sindicato critica que, en la actualidad, en la sala de observación y de espera de tratamiento hay pacientes ingresados, no pudiendo optimizarse su uso para el objetivo que fueron creados, y, aunque para paliar esta situación, se ha puesto refuerzo de Enfermería, las condiciones de trabajo son tan lamentables que no ofrece seguridad para la dinámica habitual de las unidades de hospitalización.

“No hay aseos para pacientes, el espacio para cada camilla es de 1,35cm separados con cortinas y no existe intimidad ni espacio para familiares”, resaltan desde SATSE, apuntando que “no es asumible un servicio de urgencias con pacientes ingresados y que se debería de buscar soluciones intermedias donde se pudieran trasladar a los pacientes ingresados y que pudieran recibir una atención de seguridad y calidad que se asemeje a la de una sala de hospitalización”

En el Hospital Alvaro Cunqueiro de Vigo no se veía una afluencia tan alta desde 2011 y, aunque la dirección del centro ha asignado a una enfermera la función de agilizar los ingresos, los recursos siguen siendo limitados, mientras que el Hospital Meixoeiro sigue estando infrautilizado.

Según SATSE, el equipo implantado para reforzar resulta insuficiente en este periodo pues esta activo únicamente lunes, martes y viernes, cuando se está atendiendo diariamente (independientemente del día de la semana y desde hace más de dos semanas consecutivas) a unos 400 pacientes al día.

Desde el Sindicato se solicita que dicho equipo se mantenga todos los días de la semana mientras este activo el plan de contingencias, que se contrate la enfermera de apoyo en urgencias en turno de noche y que se utilicen al completo todas las plantas del Hospital del Meixoeiro.

 Por último, en el Hospital de Pontevedra, el problema es que el personal de Urgencias sigue sin reforzarse, mientras que la presión asistencial que sufren es exagerada. Al respecto, añaden que se han llegado a registrar picos de 115 atenciones en un turno de siete horas “y si tenemos en cuenta que son cinco las enfermeras que atienden Urgencias, el balance son 23 pacientes urgentes para cada enfermera”.