SATSE acusa a la Junta de iniciar una privatización encubierta del SAS con el modelo de Unidades de Gestión

08 junio 2011

El modelo propuesto supone un intento de desmantelar el SAS, fragmentando el sistema en múltiples centros de decisión que romperán la homogeneidad en la asistencia sanitaria al ciudadano. A juicio del Sindicato de Enfermería es discriminatorio con la Enfermería,  favorece el enchufismo y pretende consolidar en la estructura de poder del sistema a los directores afines que serán nombrados por cuatro años.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email

El Comité Ejecutivo del Sindicato de Enfermería (SATSE) de Andalucía ha exigido la retirada inmediata del proyecto de Decreto de Ordenación y Regulación de las Unidades de Gestión Clínica del Servicio Andaluz de Salud (SAS) al considerarlo un ataque sin precedentes a la Sanidad Pública andaluza. Según denuncia SATSE, el borrador del Decreto, presentado por el SAS la pasada semana, incorpora elementos privatizadores que perjudicarán tanto a los usuarios como a los propios trabajadores.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería explica que el borrador de decreto plantea una reforma normativa en los órganos de gestión de la asistencia hospitalaria más cercano a los modelos privados en los que prima el beneficio sobre la calidad del servicio. Así, la propuesta del SAS da a los directores de Unidades de Gestión el poder absoluto en la planificación de recursos humanos, en la selección del personal, las retribuciones e incluso en la firma de acuerdos para la financiación privada.

A juicio de SATSE, con el modelo del SAS, la única diferencia real entre un empresario que ofrece asistencia sanitaria privada y un director de estas unidades es que este último utilizaría los fondos públicos sin arriesgar nada en su gestión y beneficiándose personalmente, vía incentivos, de los ahorros que pueda generar. Dicho ahorro, apostilla el Sindicato de Enfermería, en el ámbito sanitario sólo pueden obtenerse de recortes en los recursos, puesto que los márgenes de la eficiencia ya son muy escasos tras las medidas que en los últimos años han dejado con una financiación deficitaria la sanidad pública andaluza.

Colocar afines
En la misma línea, el Sindicato de Enfermería recalca que el borrador establece que la titularidad en la Dirección de la Unidad de Gestión Clínica se hará por periodos cuatrienales, en un intento de colocar y consolidar en la estructura de poder del sistema sanitario público a los directores afines.

Además, elimina los elementos de control a los que la propia Administración somete a los funcionarios, suprimiendo muchos de los cargos intermedios que conforman, a día de hoy, la garantía de una provisión de cuidados acorde a las necesidades de los ciudadanos.

De otra parte, el Decreto, lejos de presentar un modelo multidisciplinar y cooperativo de todas las profesiones sanitarias, se basa en una filosofía corporativista médica al relegar la visión de todas las demás disciplinas universitarias sanitarias a un segundo o tercer plano en los órganos de gestión de los centros. De esta forma, expone SATSE, bajo una cortina de equipos, gestión y participación, realmente consagra el poder de una profesión, la médica, sobre otras que tienen también un papel protagonista en la salud de los ciudadanos, puesto que en los órganos de decisión y asesores estas últimas estarían siempre en ínfima proporción.

Discriminatorio
En la misma línea, el Sindicato de Enfermería considera indignante que el nuevo modelo que propone el SAS permita, por decreto, que una enfermera por ser enfermera, si ejerce de directora de unidad, cobre menos que un médico que ejerciera el mismo cargo. A juicio de SATSE, se trata de un claro elemento discriminatorio injustificable e impropio de un sistema sanitario público sostenido por los impuestos de los ciudadanos.

En resumen, para el Sindicato de Enfermería, el modelo de Unidades de Gestión propuesto supone un intento de desmantelar el Servicio Andaluz de Salud, fragmentando el sistema en múltiples centros de decisión que romperán la homogeneidad en la asistencia sanitaria al ciudadano, incrementará la burocratización,  generará demoras y afectará a la seguridad del paciente, al primar el beneficio sobre la calidad.

Por último, SATSE considera que la supuesta estrategia de participación profesional de la que hace gala la Consejería de Salud no es más que una pose y herramienta propagandística de un modelo de gestión detrás del cual se esconde una maquinaria de clientelismo y enchufismo. Por eso, el Sindicato de Enfermería, promoverá actuaciones legales y de movilización ciudadana y profesional si la Consejería de Salud no retira el borrador presentado.

Más información: Leer Borrador Decreto de Ordenación y Regulación de la Gestión Clínica en el SAS.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email