El Sindicato de Enfermería en Coruña denuncia el cierre total o parcial de unidades

01 junio 2018

El cierre de camas, al que nos quieren acostumbrar cada verano provoca sobrecarga asistencial y precariedad en las unidades que asumen más volumen de trabajo. Se perjudica a los pacientes con una sanidad que “por obligación” baja su calidad asistencial.

El Sindicato de Enfermería SATSE en Coruña advierte de las consecuencias que tendrá el cierre de camas estival en el CHUAC.

En algunas unidades, se va a llevar a cabo un cierre total o parcial con todo lo que ello conlleva, tanto para los profesionales de Enfermería, para el resto de compañeros y también para los pacientes que sufrirán, sin necesidad, una merma en la calidad asistencial. 

A algunas unidades les toca “el premio” de las pluri especialidades, denuncian las delegadas de SATSE en Coruña. Es el caso de Neurocirugía, que lleva sufriendo esta situación a lo largo del año, y que ahora se le sumarán los pacientes de urología. Esto se hará, como es habitual, sin el incremento necesario de la plantilla de Neurocirugía que se quedará con el mismo número de Enfermeras/os.

 

Por otro lado, también denunciamos que esta decisión acarrea otra situación no menos grave pues se va a dejar a una sóla enfermera en el turno de noche a cargo de 14 pacientes en un servicio tan complicado como es Otorrino, con gran riesgo de sangrado y la necesidad de estar en alerta permanente. En este sentido advertimos de los riesgos que conlleva tal decisión tanto para la seguridad del paciente como para la sobrecarga en el profesional de Enfermería. 

Desde el Sindicato de Enfermería denunciamos que no se puede permitir la “normalización” del cierre de camas cada verano. Esta decisión supone sobrecarga asistencial para unas profesionales ya en mínimos, precariedad innecesaria en las unidades, y falta de sensibilidad.