¿Cuáles son las asignaturas pendientes del Gobierno y las autonomías con las enfermeras y fisioterapeutas?

30 agosto 2018
Señores políticos, las enfermeras no olvidan

Aumentar la plantillas, propiciar mejores condiciones laborales y entornos de trabajo más seguros y aprobar e implantar la nueva regulación sobre prescripción enfermera, principales demandas de SATSE.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, considera que las asignaturas pendientes que el Ministerio de Sanidad y las consejerías de Salud de las CC.AA. tienen que aprobar en el nuevo curso político son aumentar la plantillas de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, propiciar mejores condiciones laborales y entornos de trabajo más seguros, aprobar e implantar de manera satisfactoria la nueva regulación sobre prescripción enfermera y abordar nuevos espacios profesionales para Enfermería. 

Ante el inicio en los próximos días del nuevo curso político,  SATSE ha destacado los principales asuntos a los que el Gobierno estatal y los autonómicos deben dar una respuesta satisfactoria para mejorar el desarrollo profesional y condiciones laborales de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas de nuestro país y, de esta forma, lograr una atención sanitaria más segura y de mejor calidad. 

Asuntos todos ellos que el presidente de SATSE, Manuel Cascos, pretende abordar en una reunión de trabajo con la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, que espera se celebre en próximas fechas, tras la petición realizada una vez tomó posesión de su cargo como nueva responsable del departamento.

A juicio del Sindicato, la principal prioridad tiene que ser aumentar las plantillas enfermeras y de fisioterapeutas en todos los servicios autonómicos de salud para acabar con el grave déficit existente. En concreto, demanda que las próximas ofertas públicas de empleo incluyan más plazas de ambas categorías profesionales y que éstas se convoquen con mayor asiduidad. 

En lo que respecta a las enfermeras y enfermeros, la ratio por mil habitantes en nuestro país es de 5,3, mientras que la media de los países europeos es 8,8, y en el caso de los fisioterapeutas es de 0,1 profesionales en la sanidad pública por 1.000 habitantes, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 1 para cada 1.000 personas. 

El aumento de los salarios en, al menos, un 6 por ciento para el próximo año 2019, la reactivación de la carrera profesional en las comunidades autónomas en las que aún no se ha hecho o el reconocimiento como tiempo de trabajo del solape de jornada son otras reivindicaciones de la organización sindical para mejorar las condiciones laborales de estos profesionales. 

Poder trabajar en entornos laborales seguros es otra de las prioridades para SATSE, por lo que seguirá reclamando la aprobación de una ley nacional que ofrezca una respuesta común y homogénea en todo el Estado al grave problema de las agresiones a los profesionales sanitarios. Al respecto, recuerda que elaboró un texto normativo que propuso al Ministerio que hiciese suyo. 

Asimismo, el Sindicato de Enfermería demandará a todas las administraciones sanitarias públicas que se implementen nuevas medidas que eviten riesgos para la salud de los profesionales cuando usan y administran fármacos peligrosos, así como otros tipos de dispositivos e instrumentos que pueden contagiarles de distintos microoganismos potencialmente mortales si se cortan o pinchan con ellos. 

De otro lado, SATSE está pendiente de la aprobación por parte del Consejo de Ministros, y posterior publicación en el BOE, del Real Decreto que propuso al Ministerio de Sanidad, y éste aceptó, para la creación de un Observatorio de la Mujer que acabe con el tratamiento estereotipado y sexista de las mujeres enfermeras que aún se produce en nuestro país.